Saturday, May 6, 2017

PLANETA CAGADO: LOS ESQUIADORES DEPOSITAN MAS DE 300 TONELADAS DE MIERDA EN EL RIO ARAGON EN CANDANCHU Y ASTUN (ESPAÑA) DURANTE LA TEMPORADA 2016-2017

Por Gundhramn Hammer, PhD1, Yudit E. Ruíz Sánchez, MA2 & Blanca I.  Ruíz Sánchez, MN3

1E-mail: gundhramnshammer@gmail.com2,3E-mail: yuditelisabet@gmail.com 

Autor para la correpondencia: yuditelisabet@gmail.com


Resumen.- A vista de pájaro, con el presente artículo comparamos a los dinosaurios con los humanos con respecto a su huella fecal en la historia del planeta. Asimismo, hacemos un simple estimado de la huella fecal de los esquiadores en Candanchú y Astún (Huesca, España) durante la temporada 2016-2017, vertida en el río Aragón. Y por último, brevemente mencionamos el impacto medioambiental de la Variante de Jaca de la Autovía del Pirineo (A-21) en el mismo río. 

Palabras clave: Planeta cagado, dinosaurios, humanos, Homo sapiens, huella fecal, impacto ecológico, esquiadores de nieve, Candanchú, Astún, río Aragón, daleks, cyborgs, coprolitos, heces humanas, contaminación medioambiental, agua contaminada, Variante de Jaca, Autovía del Pirineo, ártico, antártico.

Abstract.- With a bird´s-eye view, in this article we compare dinosaurs with humans with respect to their fecal footprint in the history of the planet. Also, we make a simple estimate of the snow skiers´ fecal footprint in Candanchú and Astún (Huesca, Spain) during the 2016-2017 season, dumped into the Aragón River. And finally, we briefly mention the environmental impact of the new highway (A-21) on the same river in the Pyrenees. 

Key words: Pooped Planet, dinosaurs, humans, Homo sapiens, fecal footprint, ecological impact, snow skiers, Candanchú, Astún, Aragon river, daleks, cyborgs, coprolites, human feces, environmental pollution, polluted water, Jaca, Pyrenees, Arctic, Antarctic.

Citation:

Planeta cagado: Los esquiadores depositan más de 300 toneladas de mierda en el río Aragón en Candanchú y Astún (España) durante la temporada 2016-2017. Hammer´s J. Biospher. Studies, 6 de mayo de 2017, URL:http://hjournalbiosphericalstudies.blogspot.com.es/2017/05/planeta-cagado-los-esquiadores.html

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Introducción

Los dinosaurios fueron las formas de vida dominantes por un largo periodo de la historia de la Tierra, desde el cretácico tardío, hace aproximadamente unos 230 millones de años (Nesbitt et al., 2012; Martinez et al., 2011), hasta más allá del evento catastrófico que extinguió la mayor parte de ellos, la caida de un asteroide, hace alrededor de 65.5 millones de años, adentrándose los supervivientes después del impacto hasta el paleoceno y luego se extinguieron alrededor de hace 64.5 millones de años (Fassett et al., 2002).

Pero curiosamente, con la excepción de los coprolitos fortuitamente encontrados o desenterrados por los paleontólogos y geólogos (e.g., Chin, 2007, 2011; Ghosh et al., 2003; Prasad et al., 2005; Piperno & Sues, 2005; Vajda et al., 2016) alrededor del mundo, hoy no existen grandes cúmulos fecales de los dinosaurios. Los dinosaurios pasaron por el planeta y no dejaron su hogar contaminado con millones de toneladas de su mierda. Su forma de vivir estaba completamente integrada con el medio ambiente. Los hallazgos de icnofósiles evidencian que habían interacciones comensales entre escarabajos peloteros, dinosaurios herbívoros y coníferas (Chin & Gill, 1996).

Sin embargo, en comparación, la soberbia especie humana acaba de aparecer en la escena de la vida en la Tierra y en un corto periodo de tiempo, tan solo fue ayer, desde su revolución industrial, ca. 1750 a ca. 1850 (Singer et al., 1958), hasta hoy, especialmente en los ultimos 50 años, ya tiene cagados prácticamente todos los rincones del planeta, incluyendo los mares y oceános. 

Baste un solo ejemplo: los plásticos. Jambeck et al. (2015) calcularon que 275 millones de toneladas métricas (TM) de basura plástica fueron generadas por los países costeros del planeta en 2010, de las cuales 4.8 a 12.7 TM acabaron en el océano. 

El hombre (Homo sapiens) caga por doquier. Tiene el planeta cagado.

Así, el propósito de nuestro artículo es simple: reportar a grandes rasgos la huella fecal de los esquiadores en el Pirineo aragonés durante la temporada 2016-2017.


Un rincón del planeta cagado: Candanchú y Astún en España

Los filósofos, los biólogos, los paleoantropólogos, entre otros expertos que se ganan la vida estudiando y defendiendo a capa y espada sus elaboradas hipótesis acerca del origen del hombre (Homo sapiens) y de sus piruetas culturales a lo largo de su historia, esas que suelen ser más bien maniáticas, no se ponen de acuerdo en cómo ocurrió, aunque sí comparan excesivamente a esta especie de primate con las otras formas de vida que pueblan la Tierra.  Y como es de esperar, las demás especies siempre salen mal paradas.

No obstante, podemos decir que si hay algo que de verdad distingue a este primate bípedo “pisotero” (i.e., fornicador) de las demás especies que habitan la Tierra es que este bicho primatiforme es muy sucio. Dondequiera que van los humanos, allí cagan. A montones.

Ni las regiones polares del planeta escapan de la contaminación de las cagadas de los humanos. Así lo indican varias investigaciones científicas llevadas a cabo en el Artico (e.g., Kutz et al., 2008) y la Antártida (e.g., Bruni et al., 1997; Tin et al., 2009; Castro Martins et al., 2005).

Y de una u otra forma, directa o indirectamente, tarde o temprano acaban comiéndose y bebiéndose su propia mierda.

También causan daño directa y/o indirectamente a las demás especies que les rodean. Lamentablemente.

Siendo así, perfectamente podemos decir que del sapiens de su “sapiens” del que se enorgullecen tanto estos “monos desnudos” (Morris, 1967; Suzuki & Dressel, 2004), no tienen nada. Al menos por ahora.

Hoy en día, este “mono desnudo” (Homo sapiens) sigue cagando de arriba para abajo y de abajo para arriba por todo el globo. No cesa de cagar. No estará nunca satisfecho hasta que no haya cagado cada centímetro del planeta. A corto o largo plazo, para su propia desdicha. Y de aquellas especies que le rodean.

Por lo tanto, no es nada extraño que unos esquiadores hayan dejado un rincón del planeta cagado:  Candanchú y Astún (Huesca, España).

¿Cuánto?

Mucho. Muchas toneladas.


Metodología

Empleando los datos de R.G. (2017), los 1,8 millones de esquiadores que visitaron las estaciones de esquí de Candanchú y Astún (Fig. 1) durante la temporada 2016-2017, haremos unos estimados de su huella fecal de cuatro maneras.

Figura 1. Mapa de Candanchú y Astún (Huesca, España). Michelin (2001).


En primer lugar, asumiremos que cada uno de los esquiadores hizo una evacuación fecal, de 100 a 200 gramos; una persona promedio evacua unos 150 gramos por término medio (Ibarra, 2014). Otra, tomando en cuenta que solamente la mitad de los esquiadores defecaron. Una tercera, donde consideraremos el factor estreñimiento. Y por último, aquella en la que hay casos de individuos excepcionales, cuya evacuación fecal es de cerca de medio kilogramo o más diariamente y supera la baja media de los elefantesafricanos (Elephantidae: Loxodonta africana), que ronda entre 0.60 y 4.0 kilogramos por día (Coe, 1972), e incluso más.


Resultados y biosfericación

Primer caso. Si asumimos que todos fueron al baño a defecar al menos una vez al día durante la temporada de esquí 2016-2017 y que su evacuación fecal osciló entre 100 y 200 gramos cada una, los 1,8 millones de esquiadores (R.G., 2017) que visitaron las estaciones de esquí de Candanchú y Astún dejaron el río Aragón contaminado con 180 a 360 toneladas de mierda.

Segundo caso. Asumiendo que solamente la mitad de los 1.8 millones de esquiadores defecaron, obtenemos que su huella fecal osciló entre 90 y 180 toneladas.

Tercer caso. Si tomamos en cuenta el problema del estreñimiento, un 18% de los españoles sufre de este mal (Argüelles Arias & Herrerías Gutiérrez, 2004), entonces la huella fecal de los 1.8 millones de esquiadores resulta ser de 32.4 a 64.8 toneladas.

La Tabla 1 muestra los tres casos.


Tabla 1. Estimado de la huella fecal de los esquiadores en Candanchú y Astún vertida al río Aragón durante la temporada 2016-2017. El número de esquiadores basado en R.G. (2017). Construcción de los autores.

Casos asumidos
Número de esquiadores:
Temporada 2016-2017
Huella fecal
(toneladas)
(100 g/persona/día)
(200 g/persona/día)
A
1,800,000
180
360
B
900,000
90
180
C
324,000
32.4
64.8
A: todos los esquiadores; B: la mitad de los esquiadores; C: sin el 18% de esquiadores estreñidos.



En cuanto al cuarto caso, aquel donde hay individuos cuya evacuación fecal es voluminosa, suele ser un 0.10% de cualquier población en los “países desarrollados” o entre la clase media y alta de las naciones en “vías de desarrollo”, es decir entre la gente privilegiada, o hablando sin tapujos, los que comen mucho y cagan mucho como elefantes, dependiendo de su alimentación, tamaño y hábitos alimentarios o su gula, la huella fecal tan solo de este tipo de esquiadores fue de 0.72 a 1.8 toneladas (Tabla 2).


Tabla 2. La huella fecal de los esquiadores de evacuación voluminosa. Construcción de los autores.
Número de esquiadores:
Temporada 2016-2017
Huella fecal
(toneladas)
(500 gramos/persona/día)
(1000 gramos/persona/día)
1.800
0.72
1.8



En cualquier caso, el río Aragón se tragó toda la mierda de los esquiadores durante la temporada de esquí 2016-2017.

¿Por qué?

Porque, lastimosamente, la estación de esquí de Astún no tiene depuradora de aguas negras (Hammer et al., 2017; Video 1). Tampoco la hay en Candanchú.




Video 1. Cloaca de Astún. Fuente: Salvatore Scimino: URL: https://www.youtube.com/watch?v=rSoD7MCatI4



Si el río Aragón y sus habitantes no-humanos pudiesen hablar, ¿qué les dirían a los humanos que los contaminan con tanta mierda?

Probablemente les dirían: ¡Canallas, dejen de jodernos! ¡Ya basta de hablar de sostenibilidad hueca, micos cagones!

Y parece que las cosas medioambientales van a complicarse mucho más en esta región pirenaica.

La futura Variante de Jaca de la Autovía delPirineo (A-21) (Fig. 2) pondrá más presión contaminante en el ecosistema del río Aragón.


Figura 2. La Variante de Jaca de la Autovía del Pirineo (A-21). Fuente: Variante de Jaca Salud y Progreso. URL: http://variantedejaca.xyz/node/13. 


Por ejemplo, cuando llueva, las escorrentías que salgan de la Variante de Jaca irán cargadas de diversos tipos de contaminantes [e.g., materia particulada de los escapes de los vehículos, residuos de combustible y aceite, partículas de metales pesados (cromio, cadmio, etc.) de los frenos, residuos de los neumáticos, partículas del desgaste de los componentes del motor, residuos de anticongelantes del limpiabrisas, residuos de antideslizantes y sales del mantenimiento vial durante el invierno, etc., etc.], iran a parar tarde o temprano al río Aragón. 

Cuando el humano use e ingiera las aguas contaminadas del río Aragón, teniendo en cuenta que las depuradoras actuales no retienen las nanopartículas que están tan de moda añadir a los productos de alimentación, los cosméticos, las medicinas, entre otros, el ciclo será completado. Y no para su bien.

Mientras el hombre no comprenda que todos los ríos y riachuelos son también parte de su propio sistema circulatorio aunque exterior a su cuerpo y que por lo tanto debe cuidarlos fervorosamente, por muchas ilusiones posthumanistas o transhumanistas nanotecnológicas de inmortalidad que se haga, su especie no sobrevivirá.

Y si algún día con la ayuda de sus adelantos tecnológicos y científicos logra convertirse en una especie de cyborg o un Dalek, como en las series de TV Doctor Who y Star Trek, respectivamente, y pueda abandonar su nido de origen, su viaje espacial no será nada fácil. El ambiente hóstil del espacio exterior podría perfectamente acabar con sus circuitos electrónicos (ver Bedingfield et al., 1996; Yamashita et al., 1997; Johnston, 2000; Boscherini et al., 2003; Daglis, 2005), si es que aún no se lo ha cargado antes la radiación del viento solar o perecido a causa del impacto de la basura espacial antropogénica o algún micrometeorito (ver Hanslmeier, 2010; Liou & Johnson, 2006).

Entonces, por ahora, hoy mismo mientras está aquí en la Tierra, si el hombre – la especie suicida (Valledor de Lozoya, 2000) - no cambia lo que debe cambiar, a estas alturas ya sabe lo que debería y debe hacer, nada cambiará.

Así como va, tarde o temprano sucumbirá.

Olvida que la Naturaleza no tolera ni perdona especies que no danzan al son de Su Gran Sinfonía.

¿Logrará el humano danzar al ritmo de ella algún día?

Nosotros lo dudamos.


Referencias 

Argüelles Arias F. & Herrerías Gutiérrez J.M. (2004). Estreñimiento crónico. Med. Clin. (Barc.), 123 (10): 389-394. 

Bedingfield K.L., Leach R.D. & Alexander M.B. (1996). Spacecraft system failures and anomalies attributed to the natural space environment. NASA Ref. Publ. 1390: 1-43. 

Boscherini M., Adriani O., Bongi M., Bonechi L., Castellini G., D´Alessandro R., Gabbabini A., Grandi M., Menn W., Papini P., Ricchiarini S.B., Simon M., Spillantini P., Straulino S., Taccetti F., Tesi M. & Vannuccini E. (2003). Radiation damage of electronic components inspace environment. Nuclear Instr. Methods Phys. Res. A, 514: 112-116. 

Bruni V., Maugeri T.L. & Monticelli L. (1997). Faecal pollution indicators in the Terra Nova Bay (Ross Sea, Antarctica). Marine Pollution Bull., 34 (11): 908-912. 

Castro Martins C. de, Montone C., Carvahlo Gamba R. & Pellizari V.H. (2005). Sterols and fecal indicator microorganisms in sediments from Admiralty Bay, Antarctica. Braz. J. Oceanogr., 53 (½): 1-12. 


Chin K. (2012). What did dinosaurs eat: Coprolite and other direct evidence of dinosaur diets. In: Pp: 588-601, The Complete Dinosaur, Brett-Surman M.K., Holtz T.R. Jr. & Farlow J.O., 2nd Edition, Chapter 28, Indiana University Press, Bloomington, IN, USA. 1112 pp. 

Chin K. & Gill B.D. (1996). Dinosaurs, dung beetles, and conifers: Participants in a Cretaceous food web. Palaios, 11 (3): 280-285. 

Coe M. (1972). Defaecation by African elephants (Loxodonta africana africana (Blumenbach)). E. Afr. Wildl. J., 10: 165-174. 

Daglis I.A. (Ed.) (2005). Effects of Space Weather on Technology Infrastructure. NATO Science Series II: Mathematics, Physics and Chemistry, Vol. 176, Kluwer Academic Publishers, Dordrecht, The Netherlands. 334 pp. 

Fassett J.E., Zielinski R.A. & Budahn J.R. (2002). Dinosaurs that did not die: Evidence for Paleocene dinosaurs in the Ojo Alamo Sand, San Juan Basin, New Mexico. In: Pp. 307-336, Catastrophic Events and Mass Extinctions: Impacts and Beyond, Koeberl C. & MacLeod K.G. (Eds.), Geological Society of America Special Paper 356, Boulder CO, USA. 746 pp. 

Ghosh P., Bhattachaeya S.K., Sahni A., Kar R.K., Mohabey D.M. & Ambwani K. (2003). Dinosaur coprolites from the Late Cretaceous (Maastrichtian) Lameta Formation of India: Isotopic and other markers suggesting a C3 plant diet. Cretaceous Research, 24: 743-750. DOI: 10.1016/j.cretes.2003.08.002 

Hammer G., Trullén Y.E.S. & Ruíz Sánchez B.I. (2017b). La cloaca de Astún: La huella fecal y urinaria de los esquiadores. Don Chopo Blog. Disponible online en: http://donchopo.blogspot.com.es/2017/03/noticias-biosfericas-la-cloaca-de-astun.html. Consultado: 25 abril 2017. 

Hanslmeier A. (2010). The sun and space weather. In: Pp: 233-249, Heliophysical Processes, Gopalswamy N., Hasan S.S. & Ambasth A. (Eds.), Springer-Verlag Berlin Heidelberg, Germany. 282 pp. 

Ibarra S. (2014). ¿Cuántas clases de caca puede evacuar un ser humano? La escala de heces de Bristol. Xataca Ciencia. Disponible online en: https://www.xatakaciencia.com/salud/cuantas-clases-de-caca-puede-evacuar-un-ser-humano-la-escala-de-heces-de-bristol. Consultado: 27 abril 2017.  

Jambeck J.R., Geyer R., Wilcox C., Siegler T.R., Perryman M., Andrady A., Narayan R. & Law K.L. (2015). Plastic waste imputs from land into the ocean. Science, 347: 768-771. DOI: 10.1126/science.1260352

Johnston A.H. (2000). Radiation damage of electronic and optoelectronic devices in space. Paper presented at the 4th International Workshop on Radiation Effects on Semiconductor Devices for Space Application, Tsukuba, Japan, October 11-13, 2000: 1-9. 

Kutz S.J., Thmpson R.C.A., Polley L., Kandola K., Nagy J., Wieling C.M. & Elkin B.T. (2008). Giardia assemblage A: Human genotype in muskoxen in the Canadian Arctic. Parasites & Vectors 2008, I: 32. DOI: 10.1186/1756-3305-1-32 

Liou J.-C. & Johnson N.L. (2006). Risks in space from orbiting debris. Science, 311: 340-341. DOI: 10.1126/science.1121337 

Martinez R.N., Sereno P.C., Alcober O.A., Colombi C.E., Renne P.R., Montañez I.P. & Currie B.S. (2011). A basal dinosaur from the dawn of the Dinosaur Era in southwestern Pangaea. Science, 331: 2006-210, Erratum. 

Michelin (2001). España & Portugal. Atlas de Carreteras y Turístico. Michelin Ediciones de Viaje, Madrid, España. 2018 pp. 

Morris D. (1967). The Naked Ape: A Zoologist´s Study of the Human Animal. Delta Trade Paperbacks, New York, NY, USA. 252 pp. 

Nesbitt S.J., Barret P.M., Werning S., Sidor C.A. & Charig A.J. (2012). The oldest dinosaur? A Middle Triassic dinosauriform from Tanzania. Biol. Lett., 9: 20120949. DOI: 10.1098/rsbl.2012.0949 

Piperno D.R. & Sues H.-D. (2005). Dinosaurs dined on grass. Science, 310: 1126-1128. DOI: 10.1126/science.1121020 

Prasad V., Strömberg C.A.E., Alimohammadian H. & Sahni A. (2005). Dinosaur coprolites and the early evolution of grasses and grazers. Science, 310: 1177-1180. DOI: 10.1126/science.1118806 

R.G. (2017). Buenas cifras de ocupación y ligera subida del comercio durante la Semana Santa. El Pirineo Aragonés, viernes, 21 de abril de 2017, Nº 6.846: 7. 

Singer C., Holmyard E.J., Hall A.R. & Williams T.I. (Eds.) (1958). A History of Technology. Volume IV. The Industrial Revolution c.1750 to c.1850. Oxford University Press, London, Great Britain. 728 pp, 48 pls. 

Suzuki D. & Dressel H. (2004). From Naked Ape to Superspecies: Humanity and the Global Eco-Crisis. Revised and updated. Greystone Books Ltd., Vancouver, BC, Canada. 406 pp. 

Tin T., Fleming Z.L., Hughes K.A., Ainley D.G., Convey P., Moreno C.A., Pfeiffer S., Scott J. & Snape I. (2009). Impacts of local human activities on the Antarctic environment. Antarctic Sci., 21 (1): 3-33. DOI: 10.1017/S0954102009001722 

Vajda V., Pesquero Fernández M.D., Villanueva-Amadoz U., Lehsten V. & Alcalá L. (2016). Dietary and environmental implications of Early Cretaceous predatory dinosaur coprolites from Teruel, Spain. Palaeogeogr. Palaeoclimat- Palaeaoecol., 464: 134-142. DOI: 10.1016/j.palaeo.2016.02.036 

Valledor de Lozoya A. (2000). La especie suicida. El peligroso rumbo de la humanidad. Ediciones Díaz de Santos, S.A., Madrid, España. 223 pp. 

Yamashita A., Dotani T., Bautz M., Crew G., Ezuka H., Gendreau K., Kotani T., Mitsuda K., Otani C., Rasmussen A., Ricker G. & Tsunemi H. (1997). Radiation damage to charge coupled devices in the space environment. IEEE Trans. Nuclear Sc., 44 (3): 847-853.

No comments:

Post a Comment